CONSULTORES – RECURSOS HUMANOS –

Sin categoría

La vida corporativa y la deportiva ¿Cómo invertir la tendencia a reducir las pelotas?

24 febrero, 2014

20140224-151221.jpg

“Querido Gerardo, mi vida corporativa se asemeja mucho a mi vida deportiva. De joven jugaba al fútbol, como gerente jugaba al tenis, y ahora juego al golf. A medida que he ido creciendo, las pelotas las tengo más chicas”. Joaquín es divertido, súper capaz y ácido. Nuestra íntima relación le permitía ser sumamente gráfico y cómico , al hablar de su vertiginosa carrera profesional.

El desarrollo de un líder de elite tiene enormes ventajas y privilegios. Al mismo tiempo, su carrera es un callejón que se angosta y no permite hablar de sus necesidades tan libremente. Sólo relaciones de profunda confidencialidad y cercanía permiten acceder a la soledad en las decisiones, y las dificultades que atraviesa un líder que busca un cambio laboral.

Las grandes corporaciones se constituyen en las más demandantes de las mujeres. Exigen fidelidad a toda prueba, y cuentan con la ventaja de no envejecer jamás. Siempre llegara el momento en el que buscará una pareja más joven, que la satisfaga más y se cuestione menos su mañana. Y al mismo tiempo, usted deberá enfrentar una verdad cruel: siempre habrá alguien más joven que pueda satisfacer su voracidad. “Es una tipa rapaz, de esa miel no comen las hormigas”, cantaría el Indio Solari de los Redondos.
Para asegurarse el “amor francés” organizacional, ellas desarrollan estrategias de fidelizacion que bautiza a los Ceos con un nuevo apellido: La Marca. Difícilmente, lo importante para el mercado sea de allí en más su verdadero nombre paterno, si no va acompañado por la marca que lo parió.

En un contexto de ascenso profesional que atrae y promete, pero que cada vez más limita y encierra, los CEOs se van poblando de miedos y síntomas. Temores que se acrecientan a medida que se sube la escalera corporativa. ¿Quién es ahora el dueño de su carrera? ¿Cómo resolver este enigma de estar abierto a un cambio laboral, sin quedar expuesto en un “Facebook” (Libro de caras) vrtual que lo exponga públicamente? ¿Cómo suponer que estás buscando trabajo, si se te ve lleno de las joyas corporativas que ahuyentan las propuestas, y el relato de tus lujosas vacaciones inhiben toda posibilidad de ofrecerte trabajo?

En el fondo de tu alma, habita el deseo primal del chiringuito en una playa Brasileña. Ese lugar idealizado donde no hay jefes, ni corporaciones, ni trajes, donde podes reencontrarte con tu auténtico swing; con aquel golpe genuinamente tuyo que te haga feliz. Lejos de las fantasías de éxito que los otros proyectan en vos.

La vida de los deportistas y de los artistas ya resolvió el enigma. Y lo hizo mucho menos románticamente. Sus representantes son los depositarios íntimos de sus deseos y necesidades. Estas celebrities no se desgastan en entrevistas inútiles, ni discuten condiciones de contratación personalmente. Sólo desarrollan su arte o talento, concentrados en seguir agregando valor a su ejecución. Mientras tanto, transfieren esta necesidad mundana en sus representantes. Gente de confianza, experiencia y cuidadosos de su intimidad.

¿Cuanto tiempo más tendrá que pasar para considerarte celebrity corporativo, y contratar tu propio representante profesional?


Escrito por:


Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

MD Marketing Digital